Norma Sarabia, corresponsal del periódico mexicano Tabasco Hoy, fue asesinada a tiros fuera de su casa el 11 de junio, según el periódico. Sarabia cubrió principalmente el crimen y la violencia en el pueblo de Huimanguillo, en el sureste de México.

Reporteros sin Fronteras afirma que su muerte se produce después de otros cinco asesinatos de periodistas en México en lo que va de año. La organización también dice que México es actualmente el país más peligroso para los reporteros fuera de una zona de guerra, y que ocupa el puesto 144 de los 180 países en su Índice Mundial de Libertad de Prensa 2019.

«Las autoridades mexicanas parecen incapaces de detener la violencia que ha afectado a la prensa en todo el país», dijo el representante de México en el Comité para la Protección de los Periodistas, Jan-Albert Hootsen. «La administración no puede seguir retrasando la presentación de un plan integral para combatir la impunidad en los crímenes contra los periodistas».

El asesinato de Sarabia se debe a que el Club Nacional de Prensa, el Instituto de Periodismo y otras organizaciones de defensa de la libertad de prensa han estado trabajando en Estados Unidos contra la deportación del periodista Emilio Gutiérrez Soto, quien huyó de México en 2008 entre amenazas de miembros del ejército mexicano. Gutiérrez había escrito historias sobre corrupción militar. En marzo, un juez de inmigración estadounidense denegó la solicitud de asilo de Gutiérrez, declarando que Gutiérrez no podía demostrar que estaría en peligro si regresaba a México.